¿Alguna vez te has sorprendido adoptando los mismos gestos que la persona que tenías delante y con la que te estabas comunicando?
Sí, no es causalidad. Existe un efecto estudiado en psicología por T.L. Chartrand Y J.A. Bargh que en 1999 llamaron “el efecto camaleón” y explica lo que ocurre. Se produce un mimetismo involuntario relacionado con la empatía y que se produce de manera automática. Parece que la propia percepción de las expresiones faciales, posturas y gestos de nuestro interlocutor provocan una reacción en nosotros que nos lleva a imitarlos. Puede ocurrir entre desconocidos y a veces se observa en conductas tan concretas y curiosas como la de rascarse. Muchas veces alguien desde fuera puede darse cuenta de ese contagio de gestos y los propios interlocutores no darse cuenta incluso negar que hacían los mismo gestos.

Este efecto facilita la relación interpersonal favoreciendo la empatía y la simpatía entre interlocutores. ¡Aprovecha este conocimiento para mejorar tus competencias comunicacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros de servicios de análisis, afiliación o redes sociales. Si continúa navegando acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando la política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies